EDITORIAL | La geopolítica de las armas nucleares y la globalización

Por Wenzel Musset
CRDMedia

Sr. Wenzel Musset Lorenzo, articulista.

Aunque hemos avanzado muchísimo desde los acontecimientos de la segunda guerra mundial, no es menos cierto qué hay líderes de grandes naciones que se mantienen mentalmente atrapados en un bucle infinito de la violencia y las amenazas armamentísticas del siglo 20. Este es un recurso muy especial para las potencias manejadas por regímenes salvajes y no quieren adaptarse al mundo pacifico del siglo 21 qué tanto ha costado lograr.

Corea del norte Cy Rusia son los principales países que usan este recurso para relacionarse con otras naciones (aunque no son los únicos con armas nucleares) principalmente cómo herramienta de terror psicológico para la catástrofe que podría suceder en una posible guerra nuclear, lo usan cómo el as bajo la manga de la impunidad que asegura el mantenimiento de sus regímenes totalitarios y hacer ciberataques fuera de sus fronteras, realizar pruebas armamentísticas qué cruzan la línea, violación de derechos humanos, invasiones, obtener dinero bajo el chantaje e infundir terror sin consecuencia alguna.

Corea del Norte se enorgullece de su programa nuclear de más de 4 décadas que comenzó y continuó con la dinastía del fundador de Corea del Norte, Kim Il-Sung. Programa que ha costado vidas y el hambre del pueblo norcoreano. Rusia lo ha vuelto una amenaza constante para que la OTAN no intervenga en sus planes imperiales, el genocidio e invasión a Ucrania disfrazada de “operación militar” (esto con fines comunicacionales propios de las guerras hibridas), usan las armas nucleares con fines políticos, cómo un interruptor que enciende en el inconsciente colectivo el miedo a una tercera guerra mundial.

La cooperación entre naciones que vino por la globalización y acontecimientos del siglo 20, ha logrado importantes acuerdos para frenar está situación cómo el plan de acción integral conjunto (PAIC) para evitar el desarrollo de la actividad nuclear con fines bélicos. Hoy no es suficiente y la ecuación está cambiando, entre más aumenta la cooperación pacífica internacional, más aumenta los fines geopolíticos y económicos de los regímenes autoritarios por no ser aislados de la comunidad internacional, lo que es igual a más conflicto y disuasión nuclear cómo medios para llegar a sus fines y hacer frente a potencias grandes trabajando en conjunto, podemos ver esto con Rusia y la OTAN.

El mundo globalizado de hoy tendrá que ir más allá de la vía diplomática para enfrentar está nueva etapa contra el uso de las armas nucleares, tendrá que acogerse al famoso adagio en latin “Si vis pacem, para bellum” qué traducido al español es “si quieres paz preparate para la guerra” claro está que los acuerdos y la diplomacia son las principales vías, pero entre más aumentan las demandas de las naciones hostiles más desaparece la diplomacia, una actitud asertiva de búsqueda de paz pero mostrando disposición de entrar en un conflicto armado en cualquier momento es lo más ideal en conjunto con las sanciones económicas y la búsqueda de nuevos aliados de contrapeso para el debilitamiento interno y externo de estas naciones que los lleven de la violencia a la negociación de nuevo. Las naciones tendrán que trabajar cómo trapecistas buscando el equilibrio entre la delgada cuerda del escenario geopolítico de las armas nucleares y el mantenimiento de las conquistas pacíficas del siglo pasado en el mundo de hoy.

Deja una respuesta