Brote controlable, endemia o pandemia: ¿Cuál será el futuro de la viruela del mono?

Brote controlable, endemia o pandemia: ¿Cuál será el futuro de la viruela del mono?

La viruela del mono se extiende en Europa. Por ejemplo, Reino Unido ya tiene 190 casos confirmados, mientras que España registra 132. Muchos científicos estiman que en unas semanas los contagios comenzarán a bajar, hasta que el brote termine registrando muy pocos casos y desaparezca. Otros, no son tan optimistas.

El primer caso fue informado por el Reino Unido y tuvo lugar el pasado 7 de mayo. Pese a que la Organización Mundial de la Salud (OMS) asegura que el brote aún se puede contener y que la posibilidad de transmisión de este virus es “baja”, casi a diario se informa la presencia de un nuevo afectado. Por eso, algunos expertos no descartan otros escenarios, que van desde la necesidad de una vacunación en anillo a los círculos más cercanos de los casos, o que la enfermedad llegue a ser endémica, con brotes frecuentes, como pasa en algunos países de África.

1-Brote contenido en poco tiempo

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), estos brotes en países donde la viruela del mono no es endémica, como en Europa, o Canadá ya con 26 casos confirmados, son una situación “atípica”, siendo que para el ente sanitario internacional el brote actual aún puede controlarse. Consultada en una conferencia de prensa sobre la posibilidad de tal pandemia, la principal experta en viruela del mono de la OMS, Rosamund Lewis, respondió: “Aún es posible detener esta pandemia antes de que se extienda”.

“Las medidas de contención que se están poniendo en marcha — detección y aislamiento de casos— deberían ser suficientes para frenar al virus”, explican al diario El País, los médicos Óscar Zurriaga, de la Sociedad Española de Epidemiología, y Raúl Rivas González, catedrático del área de Microbiología y Genética de la Universidad de Salamanca.

Desde que Gran Bretaña reportó por primera vez un caso confirmado de viruela del mono, el 7 de mayo, la OMS ha sido informada de cerca de 400 casos en una veintena de países usualmente no afectados por este virus. La OMS dijo estar preocupada por esta “situación inusual”, pero reiteró que no hay motivo de pánico. Los expertos afirman que le virus se transmite por fluidos. Si no se encuentran nuevas vías, quiere decir que para contagiarse hace falta un contacto estrecho con otra persona (o animal) infectada. Esta falta de agilidad del virus para propagarse sería la principal aliada para frenarlo, por lo que el doctor Rivas cree que en 8 semanas el brote debería desaparecer. Aunque por el momento los casos siguen aumentando, Rivas González cree que lo previsible es que entre seis y ocho semanas después de su comienzo el brote termine.

Como esta enfermedad no tiene vacuna o tratamiento médico, varios gobiernos y anunciaron que volverán a vacunar contra la viruela humana, una prima lejana de la viruela del mono, que sería efectiva en un 85% para prevenirla. Para ello, están pensando en un sistema de vacunación no masiva y cerrada solo para contactos estrechos con el infectado. Se llama sistema de vacunación por anillos. Durante décadas, los inoculantes contra la infección sirvieron para paliar los efectos de un virus que arrasó Europa hasta que, en 1979, la OMS dio por erradicada la viruela. Desde 1921 hasta 1980, la gran mayoría de la población recibió la vacuna de la viruela, que fue obligatoria durante más de 50 años. En Argentina, la vacuna contra la viruela se aplicó hasta 1978. En 1980, la erradicación de la viruela fue un hito en la salud pública mundial.

Esta efectividad del 85% se debe a las proteínas en común que tienen ambos virus, que están muy emparentados, y por eso las vacunas pueden favorecer a que el sistema inmunitario sea capaz de protegerse. Sin embargo, según el Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC), “faltan datos de eficacia de esta vacuna contra la viruela de los monos en humanos”. Hoy la vacuna contra la viruela ya no está accesible al público, puesto que se suspendió su producción tras la erradicación mundial de la enfermedad hace 40 años.

2-Que el virus se convierta en endémico

Una preocupación que se cierne sobre los expertos sanitarios europeos es que el virus se convierta en endémico en Europa, como ya lo es en algunos países de África. Esto significaría que habría brotes con relativa frecuencia, ya sea porque no se llegue a frenar el contagio en humanos, o porque llegue a la fauna y los animales se conviertan en reservorio desde el cual el virus salte de forma recurrente a las personas, al igual que sucede en varios países africanos.

“Por eso es muy importante el aislamiento de los infectados, pero también de sus mascotas. Porque como el virus entre en contacto con otros animales, será mucho más difícil de controlar. Y es la razón por la que es tan importante descubrir cuál es el origen de este brote”, subraya Rivas González. En cualquier caso, recuerda que las características de Europa y África son muy distintas: “No podemos compararnos con lo que pasa allí. Nosotros tenemos una ventaja clave, que es el diagnóstico”.

3- ¿Una posible pandemia?

Con respecto al riesgo de que la transmisión del virus de la viruela del mono provoque una pandemia como la del coronavirus que emergió en el mundo en 2019, Analía Rearte, directora Nacional de Epidemiologia e Información Estratégica de la cartera de Salud nacional, dijo: “Hoy el riesgo de que el virus de la viruela del mono sea pandémico es muy bajo. Porque se trata de un virus que no tiene una alta transmisibilidad entre los seres humanos según la evidencia científica hasta ahora. Pero como se observó con la pandemia del coronavirus, hay que estar atentos a los casos sospechosos, a su aislamiento y al seguimiento de los contactos estrechos”.

El virólogo de la Universidad Nacional de Quilmes, Mario Lozano, dijo “el virus de la viruela del mono tiene una tasa de evolución lenta a diferencia del coronavirus o el virus de la gripe. Por lo cual es muy poco probable que se convierta en un problema pandémico. Sin embargo, si se deja que el virus de la viruela del mono circule en los humanos y en animales, se favorecería la evolución y podrían aparecer variantes de preocupación. Hoy una pandemia no me parece un escenario probable”.

En tanto, desde la Sociedad Argentina de Infectología, la médica Leda Guzzi, respondió a Infobae: “Es poco probable que el virus de la viruela del mono pueda propagarse y generar una pandemia por diferentes razones. Una de las razones es que el virus de la viruela del mono tiene una transmisibilidad menos eficiente entre los seres humanos que otros virus, como el coronavirus o el de la gripe”.

Además la experta señaló que “no se trata de un virus completamente nuevo. Parte de la humanidad recibió la vacuna contra la viruela humana. Ese inoculante brinda también inmunidad cruzada. Por lo cual, hay una población menos susceptible a la viruela del mono”. La tercera razón que baja el riesgo de que sea un virus pandémico es que el período de incubación es más prolongado. Por lo cual, cada caso con el virus de la viruela del mono se puede aislar y se pueden rastrear los contactos estrechos como una manera de controlar mejor la propagación de la infección. En cambio, en el caso del COVID-19, el período de incubación es muy corto (entre 2 y 7 días).

También una diferencia significativa es que los síntomas con pústulas se manifiestan en la mayoría de los pacientes con la viruela del mono. Eso favorece que los casos sean diagnosticados y aislados tempranamente, según la doctora Guzzi. En cambio, en el caso del COVID-19, 1 de cada 4 pacientes no presenta síntomas pero puede contagiar a otras personas al no ser diagnosticado y al no entrar en aislamiento a tiempo. Otra de las razones que permitirían el control de la viruela del mono es que el mundo ya cuenta con vacunas y terapias contra el virus a diferencia de lo que ocurrió a principios de 2020 cuando no existía inmunización contra el coronavirus, según dijo el analista de Berenberg, Zhiqiang Shu, y la analista de GlobalData, Emily Martyn, en análisis separados.

La Organización Mundial de la Salud informó que se estudiará si el virus de la viruela del mono ha mutado, aunque por el momento no hay pruebas de que eso haya sucedido.

INFOBAE