EL PROBLEMA DEL PROYECTO LA CRUZ MANZANILLO, NO ES SIMEÓN!

Por Luiggy Polanco

Montecristi, R.D – En los últimos días vemos como sectores de internos del PRM se están dando la tarea de poner en culpabilidad las dificultades que afronta el Proyecto La Cruz Manzanillo bajo la gestión de Don Simeón Ramírez, no obstante ha sido el único que ha dinamizado la producción en dicha empresa estatal produciendo más de lo esperado aun siendo el más limitado de todos los administradores en los últimos 30 años.

Simeón ha demostrado ser un gran productor del campo agrícola, ha diversificado el proyecto, ha puesto el pueblo a comer bueno y barato, guineo, plátano, batata, berenjena, pepino, auyamas y verduras y se espera una amplia y cuantiosa producción de yuca en los días por venir.

Simeón es el Administrador y gestor que el proyecto la cruz necesita pero el mismo no ha contado con el apoyo gubernamental que se requiere para relanzar la por todo lo alto y abrir nuevas oportunidades de empleos como en otras administraciones.

La gestión de Simeon en apenas poco menos de 9 meses si la comparamos con otras administraciones que contaban con todo apoyo del estado y no pudieron mostrar nada ni siquiera darle al pueblo un rubro más que el guineo, la gestión de Simeon Ramirez le queda bien grande, en esta ocasión los sectores internos del Partido Revolucionario Moderno (PRM) que se dedican a atacar la gestión de Simeón Ramírez deben de ir al origen de la problemática la cual es que esta gestión no le han dado apoyo para desarrollar el plan de lanzamiento agrícola y de apertura que quizás tiene en carpeta don Simeón Ramírez y su equipo técnico.

Lo ideal es juntarse los sectores político del PRM, para procurar en conjunto un apoyo adecuado para dicha empresa estatal y divídanse las cuotas de oportunidades generadas bajo la responsabilidad de ejercer funciones que cooperen con el objetivo institucional que es ser una empresa que financie sus gasto con su producción y por primera vez llegue a la autosuficiencia; de no ser así al gobierno no lo queda otra opción que no sea hacer una alianza Público-Privada con el sector privado para que asuma los terrenos del Proyecto La Cruz y lo ponga a producir y estabilizarlo, a cambio de ampliar las plazas laborales y desarrollo de planes sociales que beneficien de infraestructuras, apoyo al deporte y la educación para las zonas rurales del entorno.

Con este último paso el gobierno se evitara pagar una nomina mensualmente y tener la presión política de sectores del PRM pujando por la administración, y con esta acción los que pierden son la clase política de montecristi del PRM, pero ganan la clase trabajadora que es la más sacrificada en toda la historia del Proyecto La Cruz Manzanillo, tal vez siendo así puedan tener sueldos digno por su labor, pensiones digna por el tiempo y la dedicación a su labor y seguros médicos que verdaderamente respondan cuando sean necesarios…