NANCY PELOSI: UNA POLITICA COHERENTE

Nancy Pelosi, pdta. Camara de Representantes de EEUU

¿Qué hay detrás de las presentes acciones de un político o política que haya dedicado toda su vida a esta disciplina?, no sería difícil contestar esta pregunta, ya que según Lord Byron (1788-1824), ¨el mejor profeta del futuro es el pasado¨, debido a que en ese pasado veríamos su trayectoria, sus aciertos y fracasos, las cosas que le motivan e impulsan a luchar por una o tal causa; encontraríamos el pensamiento y filosofía de la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos por el partido Demócrata, Nancy Pelosi.

Más que responder la pregunta obligada, ¿Quién es Nancy Pelosi?, mejor deberíamos responder, ¿qué hay o hubo en el pasado entre la presidenta de la cámara de representante por el partido demócrata y el PCCh, Partido Comunista Chino?, si somos capaces de responder esta pregunta, entonces comprenderemos el comportamiento actual de Pelosi. Es por esto que, antes de adentrarnos en nuestro análisis, es justo destacar que la congresista Pelosi, es la única mujer en la historia estadounidense en haber ocupado la presidencia de la Cámara de Representantes, lo cual habla mucho de un liderazgo auténtico que tiene esta gladiadora de mil batallas.

¿Dónde empezó esta lucha de la presidenta de la Cámara de Representantes contra el Partido Comunista Chino?, en lo particular, no lo sabemos, pero si diéramos como bueno y válido lo que opinan muchos expertos en la materia, pudiéramos concluir y afirmar que este enfrentamiento con China empezó en 1991, dos años después de que el gobierno chino pusiera fin de una forma violenta y sangrienta las protestas multitudinarias de la plaza de Tiananmen, ocurridas del 3 al 4 de junio de 1989, donde tropas y tanques del ejército de Liberación Popular, así como la policía, se dirigieron a la famosa plaza y abrieron fuego contra los manifestantes, según los relatos de los sobrevivientes.

Lo grave de todo es que, en la actualidad, a 28 años de la masacre en la plaza Tiananmen, en Hong Kong, los ciudadanos que difieren de las nuevas políticas impuestas por las autoridades designadas por Pekín, probablemente, les espere lo mismo si continúan con sus movilizaciones, después de que el gobierno chino haya declarado recientemente ¨tolerancia cero contra los manifestantes¨.

Tolerancia cero implicarían: arrestos, persecuciones, opresión, maltratos, coartar el libre tránsito, y hasta torturas. Todo esto ocurriría en un país que siempre ha estado de espaldas a la Organización Mundial de los Derechos Humanos.

Al momento de la masacre de la Plaza Tiananmen, Nancy Pelosi era congresista por el 5to distrito de California de Estados Unidos, la cual, acompañada por otros congresistas, visitó la plaza y develó un monumento honrando a los caídos durante las protestas, no sin antes escuchar los rumores de un pueblo que no se atrevía a levantar su voz ante semejante horror, por el temor a sufrir la misma suerte de aquellos jóvenes que pagaron con sus vidas y confinamiento tal proeza.

De ahí, las palabras expresadas por Pelosi en el twit colgado en su cuenta de Twitter, el cual habla de su compromiso de dar a conocer dicha historia:

Hace 28 años, viajamos a la Plaza de Tiananmen para honrar el coraje y el sacrificio de los estudiantes, trabajadores y ciudadanos comunes que defendieron la dignidad y los derechos humanos que todas las personas merecen. Hasta el día de hoy, seguimos comprometidos a compartir su historia con el mundo. #tiananmen30

Según el twit de Nancy Pelosi, la presidenta de la Cámara de Representantes de EEUU está comprometida con esos ciudadanos del pueblo chino, que claman por libertad. Más ahora cuando la vecina isla, Taiwán, se encuentra, asediada militar y económicamente por China. Un gigante que se resiste a reconocer su soberanía y determinación.

Es por esto que, desde que Xi Jinping y los funcionarios chinos empezaron a elevar el tono de voz, en relación a la visita de Nancy Pelosi a la isla de Taiwán, incluso, llegando a decir que, ¨el que juega con fuego se quema¨, mostrando su inconformidad y la disposición de llevar a un próximo nivel dichas palabras, y sabiendo que China ha coludido con Rusia en sus intenciones de esta última de apoderarse de toda Ucrania, sin condenar a la misma, por acciones que violan la soberanía de un pueblo que vive bajo el amparo de sus leyes, nos lleva a convencernos que estamos tratando con lideres de naciones que solo entienden el lenguaje de la fuerza bruta, semejando aquellas que en los tiempos del imperio Romano fueron señaladas como bárbaras.

¿Qué podemos esperar de gobernantes que muestran su inconformidad con otras naciones amenazando a todas aquellas que no comparten su visión, exigiéndoles que deben someterse a sus dictámenes, ya que de lo contrario recibirían una respuesta militar relámpago o serian bombardeadas con armas nucleares?

Nancy Pelosi lo sabe. Sabe que, de la única manera de sentarse en la mesa de las negociaciones con naciones con actitudes de bandidos y gavilleros, consiste en no ceder ni un ápice en las demandas que se ponen sobre la mesa ya que si se hace lo contrario lo interpretarían como una debilidad y estaríamos sometidos a todos sus caprichos y reclamos por las constantes amenazas que recibiríamos por parte de dicha nación.

Es por esto que, contra todos los pronósticos, aún sin contar con la venia de la Casa Blanca, Nancy Pelosi no se amilanó y les hizo saber a todos aquellos que hoy se manejan en la política internacional que ella cada vez que ha tenido que descender y ver las entrañas de la bestia, lo ha hecho y en esta ocasión no fue la excepción.

Felicidades Dama valiente y coherente por mostrarnos que al final de todas estas amenazas atómicas, las cuales forman parte de nuestro diario vivir en estos días, existe alguien que esta dispuesta a decirle no al totalitarismo y a la intolerancia.