No puedes montarme en la fantasía

Por Flady Cordero
CRDmedia

 

Casi siempre, más frecuentes en días lluviosos, llegaba su imagen a mi mente como flash de cámaras antiguas, cuando la lámpara era de solo un disparo; para ser honesto, hace meses que no la recordaba. Después del último encuentro y pasados los primeros días, que me dolió su decisión de partir, ya casi la había olvidado; sin embargo, ayer todo volvió a brotar.

En uno de los pasillos largos del supermercado me pareció verla, fue tan rápido que no quedé convencido de que era ella, seguí recorriendo entre estantes y al asomar al pasillo principal, saliendo del estante de rones, licores y vinos volví a ver esa figura al final del pasillo y dije: es ella, más convencido, pero pensé, al mismo tiempo: no es ella, quizás me mareó el aumento de precios de los vinos y seguí en el pasillo de sur a norte y antes de llegar al final, entre pasillo me salió de frente, no había duda: era ella. Me sorprendí y dije un seco: hola.

Ella sonrió con ese encanto que siempre me ha enloquecido y dijo: hola, ¿cómo estás? Miré abajo y arriba, respondí: bien, un bien que brotó entre la frialdad y la sorpresa. Y enseguida me repuse y exclamé: ¡Qué dicha encontrarte! ¿Cuándo llegaste? Ella respondió: hace unos días y casi me voy. Una fracción de segundo enmudecí; pero me repuse y dije: ¿podré conversar contigo antes de que te vayas? Respondió rápido de forma afirmativa y continuó su búsqueda de productos. ¡Llámame!, grité, no tengo tu número de celular y continué gritando: no sabes las veces que me he arrepentido de haber roto ese papel garabateado y estrujado que en tinta roja tenía tu número. Ella levemente giró hacia mí, rió y dijo sin detenerse: tengo tu número y te marco.

Miré mi reloj: 4:23 pm y pensé: moriré esperando esa llamada, volví atrás y compré dos botellas de buen vino, mientras las escogía me dije: hay que celebrar, tal vez jamás volvería a verla.

Luego de un par de vueltas decidí salir del establecimiento comercial y sorpresa: en el estacionamiento su vehículo estaba al lado del mío, ella acomodaba la compra, la miré y susurré: espero tu llamada, ella contestó tranquila: mañana a las 4:00 pm te espero en la estación de combustible que está ahí, señaló con su dedo hacia el oeste y entendí, solo repetí: ahí estaré mañana a las 4:00 pm. Era mi oportunidad, años queriendo estar cerca, muchas horas desvariando y ahora llegó por pura casualidad el día. La noche fue larga, horas ensayando, rebuscando frases, haciendo un esfuerzo extraordinario.

A las 7:00 am andaba llamando al barbero para acondicionarme la barba y arreglarme; busqué por todos los rincones una crema para la barba y probé más de quince camisas; tenía duda si iba en sandalia o con zapato. Cuando la sirena anunció las 12 ya tenía todo organizado: era comer ligero, bañarme y esperar la hora. A las 3:15 pm intenté calentar el vehículo y prender el aire para que el ambiente interior fuera agradable; un vehículo prende sin problema; ahora precisamente ahora no quiere encender.

Verifiqué y por suerte era solo un cable flojo de la batería; cuando estaba casi listo para partir sonó el celular; número no registrado; lo primero que pensé fue: se arrepintió; pero lo tomé; mas no era ella; una chica de call center ofertando un producto financiero; oferta que no escuché; solo dije: llámeme en otra ocasión por favor y cerré.

Las 3:57 llegando a la estación de combustible no vi su vehículo; brotó la duda: ¿vendrá?.. apagué el vehículo, compré un café y cada tres segundos miraba el reloj y la mirada no la apartaba de la entrada de la estación.

Cuando la desesperación comenzó a aconsejarme que me fuera, que me habían dejado esperando, ahí a las 4:11 pm vi su vehículo que fue directo al car wash, vi que entregó la llave al lavador y se acercó a mi vehículo, ya lo tenía encendido y dijo: vamos rápido, tengo poco tiempo. Nervioso pregunté: ¿a dónde vamos? Ella me miró con cara de enojo y en un tono que brotó su enfado gritó: ¡a donde me lleves! Aceleré.

Redacción
Author: Redacción

%Medio digital de comunicación de República Dominicana%