ORGANIZACIÓN CIUDADANA A PARTIR DEL AYUNTAMIENTO

Por Domingo Sepúlveda

Lic. Domingo Sepulveda

La casa o local que representa la edificación institucional del ayuntamiento, en cualquier territorio, es el palacio presidencial local; por tanto, los regidores (concejales) vienen siendo el poder legislativo local, por lo que las leyes de municipales de organización dependen de dichos regidores, junto al alcalde, quien es la figura del presidente del municipio.

Siendo el ayuntamiento la institución encargada de la estructura organizacional, local, en este descansa toda la autonomía y economía de una localidad, por la que debe ser el eje central de los recursos inyectados por el estado, en su condición local, a los ayuntamientos.

El ayuntamiento debe rendir cuentas del uso de los recursos, ante la cámara de cuentas, a fin de mantener una política limpia y libre de corrupción, que comprometan la los recursos municipales a favor de una élite, dejando huérfana de bienestar a sus munícipes.

Dentro de las necesidades básicas de un municipio, que va desde lo particular a lo general, están la alimentación, salud, educación, cultura, orden público, empleo, entre otras.

La alimentación es regulada por El Sistema Nacional de Soberanía y Seguridad Alimentaria y Nutricional (SINASSAN), por lo que dicha institucionalidad debería ser un departamento del ayuntamiento.  Si el ayuntamiento es el responsable de la forma de vida urbana en su localidad, pues el sistema alimentario debe estar presente en cada ayuntamiento, en un departamento que sirve de enlace a la SINASSAN, que sería el regulador del sistema alimentario nacional.

¿Por qué existen entonces tantas personas enfermas por falta de nutrición cuando existe la SINASSAN?

Es deber del ayuntamiento mantener un registro de cada ciudadano que habitan en su localidad; dicho registro recupera informaciones de las condiciones de vida de munícipes, desde la educación hasta el modus vivendi. 

Igual que los departamentos de SINASSAN en las instalaciones del ayuntamiento, deberían estar los departamentos de salud, educación, cultura, etc.

Los distritos educativos solo serían los enlaces de administración docentes, más no los enlaces administrativos, del ministerio de educación.  El estado asigna un presupuesto de educación, por tanto, el ministerio debería dividir el presupuesto entre todos los subdepartamentos de Educación administrado por los ayuntamientos.  Precisamente por ser esta institución la que tiene en su registro todos los niveles educativos.  Además, si el estado proporciona uniformes escolares, en los centros educativos públicos, el ayuntamiento puede crear fuentes de empleos a los técnicos locales para que sean los productores de los uniformes consumidos, llegando a cada centro educativo la cantidad justa de estudiantes en los niveles básicos y medios.

Observando el modo de operar, ya descrito en el plano de la educación y la nutrición, podemos asentir la misma dinámica para el sector de empleo, salud, seguridad, etc.

Un municipio con autoridades competentes goza de riquezas cultural, buena nutrición, fuentes de empleos, seguridad, limpieza, patrimonios, educación, salud y todos los beneficios, constituidos por los derechos civiles, que un munícipe pueda imaginar.

Redacción
Author: Redacción

%Medio digital de comunicación de República Dominicana%

Visitas: 4