PERSPECTIVA SOBRE HAITÍ: Huérfano de sus vecinos latinos: El principio de no injerencia es sólo una excusa para ignorar el dolor de la ‘Bosnia negra’ de nuestro hemisferio.

POR DIEGO ARRIA
Los Angeles Times

DIEGO ARRIA FUE EMBAJADOR DE VENEZUELA ANTE LAS NACIONES UNIDAS Y PARTICIPÓ EN LA CONSIDERACIÓN DEL CONSEJO DE SEGURIDAD SOBRE LA CRISIS DE HAITÍ. ES MIEMBRO DIPLOMÁTICO VISITANTE EN EL CONSEJO DE RELACIONES EXTERIORES DE NUEVA YORK
DIEGO ARRIA FUE EMBAJADOR DE VENEZUELA ANTE LAS NACIONES UNIDAS

¡Los haitianos se van a casa! ¡Y quédate ahí! Este es claramente el mensaje a los habitantes más pobres de nuestro Hemisferio. El mensaje es más audible en los Estados Unidos, donde el destino del primer gobierno de Haití elegido democrática y constitucionalmente se ha convertido en un tema político interno, en gran parte debido a la presión ejercida por los líderes políticos negros estadounidenses.

Sin duda, el gobierno de Estados Unidos tiene su parte de responsabilidad en el fracaso de la comunidad internacional para restaurar el gobierno del presidente Jean-Bertrand Aristide. Pero su participación, por limitada que sea, ha servido para blindar las fallas de los países latinoamericanos para asumir, con eficacia y honestidad, sus responsabilidades colectivas dentro del sistema interamericano.

Haití, después de todo, está en el Caribe, no en un continente lejano. Es el segundo país independiente más antiguo del Hemisferio (después de Estados Unidos). También es la república negra más antigua del mundo. Debería ser más conocido que muchos haitianos murieron luchando por los Estados Unidos en su guerra de independencia, y que un presidente haitiano, Alexandre Petion, ayudó generosamente a Simón Bolívar a financiar la campaña de independencia de Venezuela, Colombia, Perú, Bolivia, Panamá. y Ecuador. Como parte de estos recuerdos, agregaría que fueron los haitianos quienes propinaron a Napoleón I, emperador de Francia, su primera derrota.

Es evidente, entonces, que los haitianos no han sido oportunistas en la defensa de sus derechos ni en su solidaridad con los pueblos de Estados Unidos y de América Latina en sus luchas por la independencia.

Los haitianos tienen, y continúan viviendo, una historia atormentada, desde la esclavitud de los franceses hasta las dictaduras de los infames Duvalier y su actual heredero, Cedras; de la colonia azucarera más rica del Caribe en el siglo XVIII a la pobreza extrema de hoy.

Aunque Haití es parte de las Américas, la impresión general en la región es que sus problemas son, y esencialmente deberían ser, de interés exclusivo de los Estados Unidos. Esta impresión es confirmada por el interés estrictamente ritualista y formalista expresado por los latinoamericanos.

El sacrosanto principio de la autodeterminación les ha servido en esta ocasión como excusa para no involucrarse seriamente en la tragedia de este negro y pobre miembro de nuestra comunidad.

El mensaje de “haitianos no se acerquen” proviene no solo de Florida, que ya ha recibido generosamente más refugiados de los que le correspondían, sino también de los países latinoamericanos que no reciben refugiados y, aunque solo sea por pasividad, están discriminando efectivamente a los más pobres. hermano.

Para el futuro de las relaciones interamericanas, es triste y decepcionante presenciar una vez más -como si el caso de la invasión estadounidense a Panamá no fuera suficiente- cómo los gobiernos latinoamericanos continúan cediendo sus responsabilidades a los Estados Unidos en asuntos en sus propios patios traseros. También cómo han descartado tan fácilmente su deuda histórica con Haití, una nación alguna vez independiente y generosa. Ayer se entregó el liderazgo a un embajador de Estados Unidos, Lawrence Pezzullo; hoy a William Gray. ¿Son los principios de soberanía regional e independencia de acción menos importantes que el principio de autodeterminación? ¿O es simplemente que Haití no vale la pena el esfuerzo?

Hoy, el Black Caucus del Congreso de los Estados Unidos y el liderazgo de otros estadounidenses negros como Randall Robinson brindan el principal apoyo para el regreso del presidente Aristide a Haití. ¿Era necesario que la causa de Haití recurriera a la etnicidad? La triste respuesta es sí. Haití, de alguna manera, se está convirtiendo en una Bosnia negra. En los Balcanes, los bosnios son considerados musulmanes y, como tales, no vale la pena luchar por los no europeos. Los haitianos son negros, no latinos, y como tales, al parecer, no vale la pena luchar por ellos. Su único recurso, entonces, es apelar a sus hermanos negros en los Estados Unidos para que influyan en su gobierno para que actúe.

Desafortunadamente, no hay caucus negros en América Latina para hablar en nombre de sus hermanos negros y empobrecidos en la isla Hispaniola. Por lo tanto, por sus propias consideraciones políticas internas, las naciones de América Latina dejarán que Washington lleve la pelota e incurrir en los costos que pueda generar una intervención, así como la censura por violar el derecho soberano de Haití a sufrir solo. Sólo entonces América Latina encontrará útil recordar que Haití no pertenece a los Estados Unidos sino a la Organización de los Estados Americanos.