Miguel Vargas (PRD): El Partido Revolucionario Dominicano continua juramentando a nuevos miembros

El Partido Revolucionario Dominicano (PRD), sigue con su agitada agenda de trabajo de reestructuración y apertura a nuevos talentos representantes de diferentes sectores de la sociedad Dominicana.

Próximo al 5 de julio fecha en la que el partido celebra el 61 aniversario de su llega al país, se juramentan jóvenes como el comunicador “La Voz” Starling Calcaño, Paul Rosado, propietario del grupo de medios digitales Canal On Tv Dominicana y José Carela, joven empresario, todos del Municipio de Los Alcarrizos, junto a un grupo de primeros votantes que se comprometieron a trabajar sin descanso por el fortalecimiento del partido de las oportunidades.

Más sobre historia…

La fundación del Partido Revolucionario Dominicano se remonta al 21 de enero del año 1939, en la Villa de El Cano, cercana a La Habana, Cuba. En esa fecha se trató el asunto de la formación del PRD, cuyos fundadores fueron: Enrique Cotubanama Henríquez, Ángel Miolán, Nicolás Silfa, Juan Isidro Jiménez Grullón, Juan Bosch, Virgilio Mainardi Reyna, Lucas Pichardo, Pipi Hernández, Plinda Woss y Gill, Manuel Alexis Liz, y Romano Pérez Cabral.

Arribo al país

El 5 de julio de 1961 llegaron al país, enviados por el Partido Revolucionario Dominicano, Ángel Miolán, Nicolás Silfa y Ramón A. Castillo, en misión política de organizar el partido en todo el territorio de la República Dominicana. El 7 de julio, cientos de personas se reunieron en el parque Colón frente al recién inaugurado local del partido en la calle el Conde número 13, para el primer mitin de un partido de oposición después de la muerte de Trujillo. El mismo se inició con las palabras de la comisión del partido, encabezada por Ángel Miolán, Nicolás Silfa y Ramón Castillo.

Nicolás Silfa, antes de ganar el profesor Bosch, ya había abandonado al PRD aceptando un cargo de parte de Joaquín Balaguer.

Silfa también abogó por la permanencia de Balaguer en el poder quien posteriormente fuera calificado de “dictador ilustrado” durante su despótico mandato de 1966 a 1978, triunfo electoral que lograra con el país invadido por tropas estadounidenses.