República Dominicana esta blindada de lastres políticos.

Por: Dra. Etty Chaer

Dra. Etty Chaer

Santo Domingo, RD. Voy a usar uno de los diálogos de Harvey Dent en el filme de 1989 de Tim Burton: “Ciudadanos de Gotham, soy hombre de pocas palabras, pero lo que llevo a cabo lo demuestro con acciones”.

En los tiempos que sufrimos emerge con intensidad el lastre que supone estar dirigidos por políticos sin una profesión al margen de la actividad pública. No quieren soltar el sillón ni con agua caliente, llevan el cuchillo en la boca y se cambian de bando con la facilidad de Tarzán cuando se pasaba de uno a otro árbol. 

El Partido Revolucionario Moderno PRM, tiene muchos frentes abiertos, los cuales están demás explicarlos. El supuesto intento de negociación por la Cámara de Cuentas en equivalencia al Defensor del Pueblo, Herry Merán, oriundo de San Juan de la Maguana, es una vez más la muestra de los aciertos que demuestra el PRM, en mantenerse firme en el camino de hacer las cosas diferentes, de ejercer un cambio en la política y la forma de gobernar. Como expuse hace días, lo irresponsable sería no prestar la debida atención a todo tipo de comunicados dirigidos desde la ciudadanía. Todos tienen “porqués” y reflejan, literalmente, el buen o mal desempeño de sus representantes, los intentos de teatro pueden quedar divinamente para intentar tapar realidades como castillos, pero, efectivamente, en el ciudadano “inteligente” no logran calar ya ni a presión.


A veces nos cegamos en seguir el patrón de personas en lugar de siglas; incluso de esas siglas en lugar de la institución y el ciudadano; en sacar cualquier medio de demostración de teorías y no de prácticas; en defender la “idiotez” de uno mismo por encima de toda razón, una realidad única en el Partido de Liberación Dominicana PLD.
La política también necesita medicina, y esa medicina comienza a tener efecto con la reflexión, la aceptación, el consenso… y también la evitación prospectiva de lo social y lo políticamente inútil.

Danilo Medina, ha dejado un enorme lastre en las Instituciones Estatales a sabiendas de que en el 2020 su reinado estaba ya en el abismo, el mismo generalizado en todo el país, es el caso de San Juan de la Maguana, NO, no es una provincia pobre solo es una productora de políticos hasta la fecha, sin capacidad ni voluntad, donde los mismos una vez ganados abandonan sus residencias para irse a las urbes capitalinas, es una provincia Agrícola que carece de oportunidades para los campesinos inocentes quienes escogen malos representantes políticos de oscura intención. Tener en el Gobierno a personas sectarias, no cualificadas, desfasadas y desgastadas, es darse con un canto en las narices.

El PRM tendrá que recoger y retomar los ejercicios de análisis ciudadanos para hacerse, de vez en cuando, una sana introspección como método preventivo de cara al 2024 donde asegure la gobernabilidad con su partido a la cabeza, debe ponderar, que el hoy Estado es producto directo de las desigualdades sociales y las fallas institucionales derivadas en carencia de un concepto de nación. Este escenario, por lo tanto, tiene una continuidad perfecta en el tiempo y conforma un complejo sistema de vasos comunicantes.

Cuando se produce un acto de corrupción en una dependencia del Estado, tiene impacto directo en algún programa de desarrollo no ejecutado, en algún presupuesto reducido y en la pérdida de oportunidades para algún segmento de la población totalmente ajeno al motivo de su desgracia. El PRM no puede bajo ningún concepto seguir la restructuración de la Nación de la mano con una gestión opositora, eso en cualquier sociedad, constituye un terrible lastre político casi imposible de sobrellevar.

Redacción
Author: Redacción

%Medio digital de comunicación de República Dominicana%