China y Rusia vs EE.UU con un presidente ausente

Fuente: Noticias de Israel

GENTE

Por: James R. Gorrie

James R, Gorrie

¿Están China y Rusia conspirando como lo hicieron la Alemania nazi y la Rusia soviética contra Polonia antes de que la primera invadiera a la segunda en la Segunda Guerra Mundial?

¿Se repite la historia?

Antes de seguir adelante, es necesario hacer una advertencia. A menudo se dice que la historia se repite, o a veces, tiende a rimar. Pero hacer paralelos históricos fáciles al interpretar los acontecimientos actuales es a menudo una trampa porque no hay dos épocas o escenarios de eventos idénticos. Cada época y cada acontecimiento son únicos.

Dicho esto, las naciones con intereses similares suelen cooperar entre sí. Hoy en día, la actual alineación entre las potencias totalitarias más agresivas del mundo -China y Rusia- contra las democracias del mundo en general y contra Estados Unidos e Israel en particular, ha comenzado a tomar forma.

Intereses similares de Pekín y Moscú

Ambas naciones tienen intereses similares. Habría que ser un tonto para no verlo. En este sentido, ¿qué pretenden conseguir tanto China como Rusia?

En una palabra, “expansión”. Ambas naciones buscan ampliar sus huellas regionales y globales a expensas de Estados Unidos. Ambas buscan activamente sustituir a Estados Unidos como potencia mundial dominante.

La principal prioridad de China

En el caso de China, ya ha actuado con decisión contra Hong Kong, una democracia orientada a Occidente que gozaba de un estatus comercial especial con Estados Unidos y era el centro financiero de Asia. Pero, bajo la desviación de la pandemia del virus del PCCh, Pekín ha ampliado su influencia en Hong Kong, deteniendo a cientos de manifestantes democráticos e instituyendo nuevas leyes y restricciones. En la actualidad, Hong Kong ya no es libre y democrática, sino que está efectivamente bajo el control del Partido Comunista Chino (PCCh).

Lo siguiente en la agenda del régimen chino es Taiwán. La conquista de esta isla democrática, aliada incondicional de Estados Unidos, es la máxima prioridad del PCCh. De hecho, algunos expertos militares creen que una invasión de Taiwán será más pronto que tarde.

Recordemos que, bajo la administración de Trump, se hicieron grandes acuerdos de armas como una disuasión contra la intimidación militar y tal vez incluso la invasión del régimen comunista. También vale la pena señalar que el ex presidente Donald Trump vinculó el trato de Pekín a Hong Kong con los aranceles a los productos chinos. La línea dura de Trump contra la expansión china, reforzada por los acuerdos de armas y los aranceles, hizo que Pekín se pensara dos veces sus acciones.

Pero bajo la administración de Biden, la determinación de proteger a Taiwán parece haber disminuido. La actual debilidad del liderazgo estadounidense no es, desde luego, un factor de disuasión. En la primera cumbre entre las dos naciones bajo el mandato del presidente Joe Biden, los diplomáticos chinos ridiculizaron e insultaron abiertamente a la delegación estadounidense, con escasa respuesta por parte de Estados Unidos.

Más recientemente, los aviones de guerra chinos violan habitualmente el espacio aéreo de Taiwán, lo que ha llevado a Taipei a realizar juegos de guerra con la hipótesis de una invasión china. Las actitudes y acciones del PCC han subrayado ese potencial, advirtiendo a Estados Unidos de que estaba “jugando con fuego al interactuar con Taiwán”.

El juego de Rusia contra la influencia de EEUU

Del mismo modo, Rusia ve la misma debilidad en el liderazgo de Estados Unidos. Biden está maltratando a nuestros aliados y mimando a nuestros enemigos en Oriente Medio, mientras suplica a Irán que acepte un nuevo acuerdo sobre armas nucleares. Rusia está observando muy atentamente cómo se desarrolla todo esto.

Eso es porque los países de la región se están preparando para un “colapso total de Estados Unidos” de su política de estrategia de seguridad centrada en Israel. Bajo el mandato de Trump, fueron posibles múltiples tratados de paz entre Israel y los estados árabes porque Estados Unidos se mantuvo firme en impedir que Irán obtuviera armas nucleares.

Pero ahora, la urgencia de Biden por volver a la mesa de negociaciones con Teherán les dice a todos ellos, y a Putin, que Estados Unidos bajo Biden no tiene la voluntad de responder a la fuerza con la fuerza con respecto a Irán u otras naciones. Ese hecho se demuestra en la movilización por parte de Putin de 40.000 tropas en la frontera ruso-ucraniana y su simultánea advertencia a Biden de que no interfiera.

El punto clave aquí es la clara coordinación entre Pekín y Moscú, ya que ambos advierten a Estados Unidos de que no debe interferir en los acontecimientos que puedan producirse en Taiwán y Ucrania. Parece probable que ambas naciones tengan planes coordinados para sincronizar posibles acciones contra Taiwán y Ucrania, respectivamente.

Un presidente ausente

Un resultado así obligaría a Estados Unidos a enfrentarse a sus adversarios más poderosos al mismo tiempo… o no. Puede darse el caso de que, con la aparente incapacidad de Biden para funcionar en un entorno público dinámico, nuestros adversarios estén convencidos de que no habrá consecuencias para ninguna de las dos invasiones.

Si una o ambas invasiones se producen sin una respuesta seria por parte de Estados Unidos, el prestigio estadounidense en todo el mundo caería, y con razón. Esto es especialmente cierto en el caso de Taiwán, ya que una toma de posesión por parte del PCC haría que la duda se extendiera por toda la región de Asia-Pacífico. Cualquiera de los dos, o ambos, podrían también debilitar el dólar estadounidense como moneda de reserva, ya que la confianza en Estados Unidos como potencia mundial activa que protege sus intereses y a sus aliados, disminuye.

Cabe señalar que el análisis tradicional de los actores geopolíticos suele incluir tres factores: las intenciones, las capacidades y la voluntad de realizar un objetivo o llevar a cabo una acción. Esos tres factores se aplican a todas las naciones, incluidas las que se opondrían a las acciones provocadoras que aparentemente contemplan tanto China como Rusia.

No está claro que nadie en el gobierno de Biden entienda esta realidad, o para el caso, la historia.

James R. Gorrie es el autor de “The China Crisis” (Wiley, 2013) y escribe en su blog, TheBananaRepublican.com. Vive en el sur de California.

Via:The Epoch Times

Redacción
Author: Redacción

%Medio digital de comunicación de República Dominicana%

Visitas: 5