El coronavirus causa deterioro cognitivo; Los expertos encontraron que la mediación podría ser la cura

Meditar ralentiza el envejecimiento celular y aumenta la circulación sanguínea al cerebro. (Wang Renjun/La Gran Época)

Por Cuervo Wu

Después de recuperarse de COVID-19, o coronavirus, o algunos pueden llamarlo virus del PCCh, muchas personas han desarrollado nuevos síntomas similares a los de COVID, que se denominan secuelas de coronavirus. Los expertos médicos recomiendan un diagnóstico y tratamiento tempranos.

De acuerdo con las definiciones clínicas de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en octubre de 2021, los síntomas de “COVID-19 a largo plazo” generalmente aparecen en alguien a quien se le ha diagnosticado COVID-positivo. Esto suele ocurrir tres meses después de la infección. Los síntomas suelen durar al menos dos meses y no se dispone de nada más para la interpretación diagnóstica.

Los síntomas de COVID-19 a largo plazo pueden incluir fatiga extrema, dificultad para respirar, dolor en el pecho y sensaciones de tensión, cambios en el olfato y el gusto, dolor en las articulaciones, confusión mental, que es la disminución de la memoria y el enfoque.

Wu Ching-yi, presidente de la Asociación de Terapia Ocupacional de Taiwán, señaló que la niebla mental es un trastorno cognitivo. Se manifiesta principalmente en la pérdida de memoria y concentración. Los pacientes a menudo tienen dificultad para concentrarse, mientras que su proceso de pensamiento se vuelve más lento, hasta el punto en que ni siquiera pueden expresar lo que quieren verbalmente.

Un nuevo estudio en el Hospital St Vincent en Sydney, Australia, también descubrió que el “COVID-19 a largo plazo” puede provocar confusión mental e incluso pérdida de memoria en los pacientes. El estudio siguió a 128 pacientes durante 12 meses; los resultados muestran que alrededor del 20 por ciento desarrolló niebla mental severa o amnesia durante un período de hasta un año.

Healthy Infinity Scheme, organizado por el Servicio Social Luterano de Hong Kong (LC-HKS) tiene como objetivo promover la atención primaria de la salud. El 16 de junio de 2022, organizaron un evento en línea, a saber, “Seminario sobre el cuidado de personas mayores durante la pandemia”, para discutir las relaciones entre el deterioro cognitivo y las secuelas de COVID-19.

El profesor Benny Zee Chung-ying, del Departamento de Salud Pública de la Universidad China de Hong Kong, propuso recientemente que incluso después de que los jóvenes o adultos con síntomas leves se recuperen, los riesgos de desarrollar deterioro cognitivo aumentan considerablemente.

El profesor Zee sugirió que los pacientes deberían solicitar un análisis automático de imágenes de la retina (ARIA), para detectar el peligro potencial oculto de sufrir niebla mental. También alentó a los familiares y pacientes a ejercitar y fortalecer las habilidades cognitivas jugando juegos de mesa. Esto prevendrá y evitará en gran medida que las condiciones se deterioren.

Otra investigación también descubrió que la meditación ayuda a reparar el daño de las células cerebrales.

Un informe conjunto escrito por el Dr. George Slavich , psiconeurólogo y psiquiatra de la Universidad de California, Los Ángeles (UCLA), y el Dr. David Black, especialista en atención médica preventiva de la Universidad del Sur de California, muestra que las personas que meditan tienen telómeros más largos. que las personas que no lo hacen.

Cuando los telómeros celulares se acortan, el fenómeno indica envejecimiento y apoptosis de las células. Los resultados, sin embargo, confirman que la velocidad de envejecimiento de las células se ralentiza a través de la meditación.

Sara Lazar, neurocientífica y profesora asistente en la Escuela de Medicina de Harvard, también encontró en su estudio que las personas que meditan regularmente hasta los 50 años tienen tanta corteza frontal (la materia gris del lóbulo frontal) como los jóvenes de 25 años.

La materia gris del lóbulo frontal controla nuestra inteligencia y durante el proceso de envejecimiento, el volumen de materia gris disminuirá gradualmente, lo que resultará en el deterioro cognitivo y la degeneración de su función.

Deja una respuesta