La banca internacional se prepara para una ola de disturbios sin precedentes en los países occidentales

La banca internacional se prepara para una ola de disturbios sin precedentes en los países occidentales

Los bancos y los fondos de inversiones de todo el mundo se preparan para un recrudecimiento “sin precedentes” de los disturbios civiles en Estados Unidos, Reino Unido y Europa, ya que la subida de los precios de la energía y los alimentos eleva el coste de la vida a niveles astronómicos.

La información procede del jefe de un equipo que proporciona asesoramiento a bancos, compañías de seguros y otras instituciones financieras. La información se considera altamente sensible.

Los planificadores de emergencias de las principales instituciones financieras creen que los “niveles peligrosos” de colapso social en Occidente son ahora inevitables e inminentes. Es probable que se produzca un estallido de disturbios civiles en cualquier momento de este año, pero más probablemente en los próximos meses, cuando el impacto de la crisis del coste de la vida empiece a saturar las vidas de “todos”.

Los principales bancos del mundo, incluidos los de Estados Unidos, Reino Unido y Europa Occidental, están pidiendo a sus directivos que empiecen a planificar activamente cómo responderán al impacto de las perturbaciones financieras provocadas por un episodio prolongado de disturbios civiles.

Mientras que el aumento de los disturbios civiles en los países en desarrollo ha sido discutido abiertamente por las principales instituciones como la ONU, el Banco Mundial, el FMI y otras, es la primera vez en los últimos años que las expectativas de un próximo colapso social en las sociedades occidentales se atribuyen a los grandes bancos y empresas de inversión. “Todos los grandes bancos saben que la crisis del coste de la vida está fuera de control”, dijo un alto consejero financiero.

“La pandemia fue bastante mala y puso de manifiesto que ciertos grupos de personas iban a estar más afectados, los pobres, las minorías, etc. Pero la combinación de las crisis energética y alimentaria es un punto de inflexión que llevará a las sociedades occidentales al límite. Esto repercutirá en todos. Las clases medias acomodadas tendrán dificultades para comprar alimentos básicos y pagar sus facturas. Por lo tanto, prevemos niveles peligrosos de disturbios civiles que podrían escalar hasta convertirse en una crisis social sin precedentes”.

La advertencia se produce cuando el gobernador del Banco de Inglaterra, Andrew Bailey, afirmó que las subidas “apocalípticas” de los precios de los alimentos y la energía, junto con la inflación más alta de los últimos 30 años, provocarían un “choque muy fuerte en los ingresos”, haciendo subir el desempleo y reduciendo el gasto de los hogares.

Pero eso sólo araña la superficie del problema. El banquero estadounidense advirtió que la actual crisis está a punto de sumir al público en general, incluidas las clases medias, en una pobreza creciente. Peor aún, el conjunto de herramientas económicas convencionales para hacer frente a la volatilidad financiera estaba agotado: “No queda nada en el conjunto de herramientas del sistema financiero existente. Nos estamos quedando sin opciones. Sólo veo que la situación empeora”.

El ejecutivo dijo que había sido informado de la planificación interna de varios bancos en conversaciones con colegas de alto nivel en las últimas semanas. Sus advertencias forman parte de un análisis que desarrollé en 2017 en el que sostenía que era probable que en los próximos años reapareciera, de forma más intensa, una combinación de crisis energética, alimentaria y de deuda similar a la que vimos en el periodo previo al desplome financiero de 2008. Yo había advertido que el sistema mundial estaba en medio de un proceso de colapso prolongado, con el actual paradigma dominado por los combustibles fósiles colapsando en una espiral de rendimientos decrecientes. Aunque esperaba que esta convergencia de la crisis mundial se produjera antes, se retrasó por el impacto de la pandemia, que redujo temporalmente la demanda y el consumo mundiales.

Un aumento importante de los disturbios civiles este año sería coherente con la tendencia al aumento de la violencia política en la última década, desde el colapso financiero de 2008, como documenta el Índice de Paz Global del Instituto para la Economía y la Paz. Entre 2011 y 2019 las protestas, huelgas y disturbios en todo el mundo aumentaron un 244 por cien y siguieron aumentando en 2020 durante la pandemia.

Las últimas cifras del Índice de Paz Global muestran que la paz mundial se ha deteriorado por novena vez consecutiva en un 0,07 por cien, y se ha deteriorado en general en los últimos 15 años. Ya se han producido manifestaciones violentas y disturbios en 158 países, más del 80 por cien del mundo. Esta tendencia a la escalada de los disturbios civiles forma parte de un patrón sistémico de malestar social, en el que varios países expresan simultáneamente su descontento, su ira y sus demandas de cambio.

Esta tendencia al alza no comenzó hace 15 años. También forma parte de una tendencia al alza de la violencia política mucho más larga, que se ha acelerado especialmente desde la década de 1970, cuando la economía mundial entró en una fase de “sobregiro” ecológico.

La creciente inestabilidad del sistema mundial sugiere que está entrando en un periodo de cambios rápidos y drásticos, en el que las industrias e instituciones políticas existentes están perdiendo el control. Aunque la perspectiva de una mayor inestabilidad es desalentadora, el debilitamiento del statu quo abre un nuevo espacio de oportunidades para explorar alternativas antes impensables.

Los gestores del paradigma existente no ven esta oportunidad. En particular, no pueden reconocer que el bucle de retroalimentación de la aceleración de las crisis energética, económica y alimentaria se está intensificando porque las industrias dominantes de estos sectores, que hacen un uso intensivo del carbono, están económicamente obsoletas, con enormes consecuencias geopolíticas a medida que se deshacen ante nuestros ojos.

En contraste con el sombrío fatalismo de las instituciones financieras establecidas -que no ven ninguna salida a una crisis de la que son en gran parte responsables-, las nuevas visiones e ideas para la transformación económica, junto con la continua aceleración de los principales trastornos tecnológicos en la energía, el transporte y los alimentos, sugieren que el propio colapso del paradigma existente abre el camino para un avance hacia un nuevo sistema. Pero los ciudadanos, incluidos los que trabajan en el sector financiero, tienen que ser capaces de ver esta oportunidad antes de poder aprovecharla.